“TENÍA QUE GANAR, Y GANÓ”

villarreal-atletico (11)

6,5,4,3,2,1… Comienza la cuenta atrás, el Atlético de Madrid tenía que ganar ante el Villarreal y ganó.

A estas alturas del campeonato cada partido que queda para finalizar la liga es una final, y así es como lo aceptan los jugadores del Cholo, que afrontan cada encuentro como si fuera el último, el que les dará la victoria que tanto desean y de la que están a tan sólo seis finales más.

Diego Pablo Simeone era en el banquillo el reflejo de cada uno de los 55.000 aficionados que acudían al Vicente Calderón para animar a su equipo, aficionados que por otra parte no les quedó otra opción que alzar la voz y sus bufandas en los últimos minutos del partido, pues era el propio entrenador argentino el que les pedía y rogaba un empujoncito más, sólo uno más a la hinchada.

Y un empujón fue el que hizo que el Villarreal se fuera del Calderón con la sensación de que el colegiado debería haber pitado falta de Raúl García en la jugada del gol. Quizá hubo un pequeño contacto, o quizá también un poquito de exageración del amarillo, o tal vez un poquito de las dos cosas.

Lo importante para los colchoneros es que el gol subió al marcador y es el que les da los tres puntos que le sitúan una semana más líder de esta liga que cada vez pone la tabla más al rojo vivo. Por fín podemos disfrutar de una clasificación en la que FCBarcelona y Real Madrid no acaparan la parte más alta de la tabla (lamentablemente si que siguen acaparando las portadas de los principales periódicos deportivos).

Era una final dura que enfrentaba al líder de la liga contra un gran equipo como es el de Marcelino, los del submarino amarillo hicieron un buen partido pero no pudieron remontar un marcador que sentenció el partido a tan sólo 14 minutos de comenzar.

El Atleti volvió a ganar como antiguamente lo hacía, consiguió hacer sufrir a los aficionados hasta el último minuto, pero atrás quedaron esos partidos en los que los rojiblancos recibían goles en los minutos de descuento. Mucho tuvo que ver las ausencias de pilares fundamentales para los colchoneros como el alma del equipo, Gabi, la magia turca de Arda Turán y la fuerza personalizada de su pantera. Les echó de menos el Calderón, aunque una vez más fue Raúl García quién salvó al equipo en los momentos difíciles, y vimos a un Villa que peleó todos los balones y que reflejó la rabia de un delantero con ansias de ese gol que no llega.

No pincharon Barsa y Madrid, pero aún así, el Atlético mantiene la primera posición y esperemos que el desgaste físico no deje huella en esta recta final de partidos, sobretodo teniendo en cuenta que aún queda despejar la eliminatoria frente a los azulgranas. Suerte y al toro rojiblancos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s